martes, agosto 01, 2006

Doctrina de la Redención

La doctrina de la redención es una de las más importantes en la Biblia pues nos habla de la obra que Jesús hizo en la cruz para librarnos de la esclavitud del pecado y sus consecuencias.

Como vimos anteriormente el hombre pecó y como consecuencia de ello murió espiritualmente.

En Romanos 5:12, 18-19 dice: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. . .Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.”


Romanos 5:12, 18-19 (Castillian)

12 Adán pecó, y por su pecado entró el pecado en el mundo. De este modo, el pecado de un solo hombre vino a representar el de todos los seres humanos, y la muerte, que vino a causa del pecado, se extendió a toda la humanidad.

18 Esto es, si por transgredir Adán la ley, toda la humanidad quedó sometida a la condenación, por la justicia de Cristo pueden ser todos declarados justos, para gozar junto a Dios de la vida eterna.

19 Con otras palabras: por la desobediencia de un hombre a Dios, la humanidad entera fue declarada pecadora; pero por la obediencia de otro hombre declarará Dios justa a una humanidad redimida.


Debido al pecado de Adán, todos los hombres murieron espiritualmente y luego físicamente; los hombres se convirtieron en pecadores, pero por la obra de Jesús fueron declarados justos.

En Juan 8:44 vemos que debido al pecado de Adán la misma naturaleza del hombre fue cambiada y se convirtieron en hijo del diablo: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.”

El hombre que había sido creado para tener a Dios como Padre ahora tenía un nuevo padre que era el diablo.

En Efesios 2:1-3 vemos las consecuencias de esa transformación: “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.”


Efesios 2:1-3 (Biblia al Día)

1 En otro tiempo vosotros estabais muertos en vuestras transgresiones y pecados,

2 en los cuales andabais conforme a los poderes de este mundo. Os conducíais según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia.

3 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.


Efesios 2:1-3 (Biblia en Lenguaje Sencillo)

1 Antes, ustedes estaban muertos para Dios, pues hacían el mal y vivían en pecado.

2 Seguían el mal ejemplo de la gente de este mundo. Obedecían al poderoso espíritu en los aires que gobierna sobre los malos espíritus y domina a las personas que desobedecen a Dios.

3 Antes nosotros nos comportábamos así, y vivíamos obedeciendo a los malos deseos de nuestro cuerpo y nuestra mente. ¡Con justa razón merecíamos ser castigados por Dios, como todos los demás!


El hombre estaba muerto, viviendo en pecado, siguiendo los deseos de su cuerpo y su alma, se había convertido en hijo de ira, es decir, era objeto de la ira de Dios y estaba condenado al infierno.

Por este motivo Dios tenía que preparar un plan para poder rescatar al hombre de su destrucción final; este plan de rescate es la redención.

En La Enciclopedia (Salvat Editores) el término redención se define así: “Acción y efecto de redimir o redimirse. Cumplimiento de condena. En derecho, es el acto que libera al deudor de alguna obligación, mediante su pago, o de los gravámenes que pesan sobre una cosa, cancelándolos mediante la restitución del dinero recibido a cambio. Teológicamente; en sentido puramente religioso, liberación del hombre del sometimiento a poderes sobrenaturales extraños.”

Sigue definiendo: “Teológicamente, en una perspectiva cristiana, la redención del hombre es obra personal de Cristo, realizada a través de su muerte y de su resurrección. En cuanto causa de esta liberación o salvación, Cristo es redentor. El concepto de redención añade al de salvación la idea complementaria de un precio a pagar. Tal precio es la muerte de Cristo en la Cruz. El redimido lo es del pecado, concebido por el alejamiento de Dios, o pecado original.

Para poder dar una idea mas clara, veamos también la definición del término redimir: “Rescatar o sacar de esclavitud al cautivo mediante un precio. Librar de una obligación o extinguirla. Figurativamente; poner término a algún vejamen, dolor penuria u otra adversidad o molestia. Comprar de nuevo alguna cosa que se había vendido, poseído o tenido por alguna razón o titulo.

Las definiciones de la enciclopedia nos dan una idea muy clara de lo que es la redención. A través de ella es que fuimos hechos libres de la esclavitud del pecado y de Satanás.

En 1 Pedro 1:18-19 podemos ver lo que significó nuestra redención: “Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación.”


1 Pedro 1:18-19 (Palabra de Dios Para Todos)

18 Dios los rescató a ustedes de la vida sin sentido que llevaban antes; así vivían sus antepasados, y ellos les enseñaron a ustedes a vivir de la misma manera. Pero ustedes saben muy bien que el precio de su libertad no fue pagado con algo pasajero como el dinero,

19 sino con la sangre preciosa de Cristo, quien es como un cordero perfecto y sin mancha.


El precio para ser rescatados de la esclavitud de Satanás y de la paga del pecado fue la sangre de Cristo.

¿Por qué era importante la sangre?

Cuando hablamos acerca de la caída del hombre vimos dos cosas, Dios prometió un Mesías y además mató dos animales para cubrir con sus pieles la desnudez de su cuerpo y con su sangre cubrir su pecado.

Es en Génesis 3:15 donde Dios nos da el primer indicio del plan de redención: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.”


Génesis 3:15 (Dios Habla Hoy)

15 Haré que tú y la mujer sean enemigas, lo mismo que tu descendencia y su descendencia. Su descendencia te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón.


Aquí esta diciendo que la simiente de la mujer vencería y la simiente de la serpiente, es decir, de la consecuencia del pecado producido por la desobediencia.

Como vimos en la doctrina de Jesucristo, Él es la simiente de la mujer, quien nació por obra y gracia del Espíritu Santo, sin el concurso de un hombre.

En Génesis 3:21 vemos que Dios tuvo que matar animales para cubrir a Adán y Eva; lo que estaba mostrando era el método por el cual los pecados eran cubiertos.

En Hebreos 9:22 vemos que el perdón de pecados viene con el derramamiento de sangre: “Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.”


Hebreos 9:22 (Biblia en Lenguaje Sencillo)

22 La ley dice que la sangre quita el pecado de casi todas las cosas, y que debemos ofrecer sangre a Dios para que nos perdone nuestros pecados.

Hebreos 9:22 (Palabra de Dios Para Todos)

22 La ley dice que casi todo debe limpiarse con sangre, porque si no se derrama sangre los pecados no quedan perdonados.


En Génesis 4:1-7 podemos ver esto: “Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.”

En la historia de Caín y Abel vemos cual es la ofrenda que Dios acepta. Abel era un labrador y trajo del fruto de su trabajo, es decir, quiso agradar a Dios por medio de sus acciones. Abel trajo lo mejor que tenía, sus primogénitos y los animales más gordos.

Si Caín entregaba del fruto de la tierra, los vegetales iban a seguir dando frutos, por ejemplo, si traía manzanas, el manzano iba a seguir dando manzanas. Pero Abel, al matar sus animales, estos no iban a reproducirse más.

Dios rechazó la ofrenda de Caín, pues esa era la ofrenda de la religión, agrado a Dios con mis obras. Pero Abel dio una ofrenda de fe, sacrifico sus ovejas, derramó sangre para justificarse, por eso su ofrenda fue agradable a Dios.

En Hebreos 11:4 se da testimonio de la fe de Abel: “Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.”


Hebreos 11:4 (Castillian)

4 Por la fe Abel ofreció a Dios un sacrificio excelente, mucho más valioso que el de su hermano Caín. Al Señor le agradaron las ofrendas de Abel, y lo manifestó aceptándolo como justo; y aunque han transcurrido tantos años desde su muerte, Abel sigue hablándonos por medio de la fe.



Hebreos 11:4 (Castillian)

4 Por la fe Abel ofreció a Dios un sacrificio más aceptable que el de Caín, por lo cual recibió testimonio de ser justo, pues Dios aceptó su ofrenda. Y por la fe Abel, a pesar de estar muerto, habla todavía.


En el capitulo 12 de Éxodo podemos leer la institución de la pascua, en la cual se sacrificaba un cordero por familia.

Leamos los versos 3, 5, 6 y 7: “Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. . . . El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer.”

La pascua fue instituida con ocasión de la plaga de la muerte de los primogénitos en Egipto. Cada familia debía sacrificar un cordero para que los primogénitos no fueran muertos por el ángel de la muerte que iba a pasar por todas las casas. En la casa en la que viere la señal de la sangre en la puerta no iba a suceder nada, pero si no estaba la sangre, el primogénito moriría.

Vemos aquí que la sangre era derramada por la salvación del primogénito.

En Levíticos 4:13-21 como la sangre era derramada por el pecado del pueblo: “Si toda la congregación de Israel hubiere errado, y el yerro estuviere oculto a los ojos del pueblo, y hubieren hecho algo contra alguno de los mandamientos de Jehová en cosas que no se han de hacer, y fueren culpables; luego que llegue a ser conocido el pecado que cometieren, la congregación ofrecerá un becerro por expiación, y lo traerán delante del tabernáculo de reunión. Y los ancianos de la congregación pondrán sus manos sobre la cabeza del becerro delante de Jehová, y en presencia de Jehová degollarán aquel becerro. Y el sacerdote ungido meterá de la sangre del becerro en el tabernáculo de reunión, y mojará el sacerdote su dedo en la misma sangre, y rociará siete veces delante de Jehová hacia el velo. Y de aquella sangre pondrá sobre los cuernos del altar que está delante de Jehová en el tabernáculo de reunión, y derramará el resto de la sangre al pie del altar del holocausto, que está a la puerta del tabernáculo de reunión. Y le quitará toda la grosura y la hará arder sobre el altar. Y hará de aquel becerro como hizo con el becerro de la expiación; lo mismo hará de él; así hará el sacerdote expiación por ellos, y obtendrán perdón. Y sacará el becerro fuera del campamento, y lo quemará como quemó el primer becerro; expiación es por la congregación.”

En el capítulo 16 de Levíticos se habla acerca del Gran Día de Expiación por los pecados del pueblo de Israel. Una vez al año era sacrificado un macho cabrio por los pecados del pueblo.

Como dice el verso 34: “Y esto tendréis como estatuto perpetuo, para hacer expiación una vez al año por todos los pecados de Israel.”

El término expiación en La Enciclopedia (Salvat Editores) significa: “Acción y efecto de expiar.” El término expiar significa: “Borrar las culpas; purificarse de ellas por medio de un sacrificio. Sufrir el delincuente de una falta o delito la pena impuesta por los tribunales.”

Eso era lo que pasaba en el Día de la Expiación; la culpa del pueblo pasaba al animal que iba a ser sacrificado y los pecados del pueblo eran cubiertos por una año; por lo que cada año debía repetirse este sacrificio.

En Hebreos 10:1-4 vemos la imperfección de estos sacrificios: “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan. De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado. Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados; porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.”


Hebreos 10:1-4 (Palabra de Dios Para Todos)

1 La ley es sólo una imagen borrosa de las bendiciones que llegarían en el futuro. La ley no es la verdadera bendición porque exige a la gente que ofrezca los mismos sacrificios todos los años. Los que se acercan a ofrecer culto a Dios siguen ofreciendo esos sacrificios, pero la ley jamás puede hacerlos perfectos.

2 Si la ley lo pudiera hacer, entonces ya estarían limpios, no se sentirían culpables de sus pecados y esos sacrificios ya hubieran dejado de ofrecerse.

3 Cada año los sacrificios sirven para recordarles sus pecados,

4 porque es imposible quitar los pecados con la sangre de toros y chivos.


Nuevamente, la sangre de los animales sacrificados no quitaba el pecado, simplemente los cubría durante un año, al final del cual debía sacrificarse otro animal por los pecados del pueblo de ese año.

Notemos lo que dijo Juan el Bautista en Juan 1:29: “El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

Dios se había provisto de un cordero que iba a quitar el pecado del mundo; a Jesús, Su Hijo unigénito.

A Dios no le había tomado por sorpresa la traición de Adán y la necesidad de la redención del hombre; en Apocalipsis 13:8 vemos que Jesús fue sacrificado desde la fundación del mundo: “Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.”


Hebreos 13:8 (Biblia al Día)

8 A la bestia la adorarán todos los habitantes de la tierra, aquellos cuyos nombres no han sido escritos en el libro de la vida, el libro del Cordero que fue sacrificado desde la creación del mundo.

Hebreos 13:8 (Nueva Versión Internacional)

8 A la bestia la adorarán todos los habitantes de la tierra, aquellos cuyos nombres no han sido escritos en el libro de la vida, el libro del Cordero que fue sacrificado desde la creación del mundo.


Jesús vino con un propósito a este mundo, para rescatarnos del pecado y quitar de una vez y para siempre nuestros pecados.

“Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; mas me preparaste cuerpo. Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron. Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, como en el rollo del libro está escrito de mí. Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley), y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último. En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre” (Hebreos 10:6-10).

Los sacrificios del Antiguo Testamento eran tipos y sombras del sacrificio de Jesucristo. Una vez sacrificado por nosotros ya no hay necesidad de otro sacrificio, Él ya nos redimió del pecado.

Como dice en 2 Corintios 5:21, Jesús se hizo pecado por nosotros, tomó nuestra naturaleza para poder hacernos justos delante de Dios: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.”

Por tanto, ya fuimos redimidos del pecado y sus consecuencias.

En Isaías 53:4-5 podemos ver que en la redención Jesús no solo tomo nuestros pecados sino también nuestras enfermedades: “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”

Aquí Isaías, ochocientos años antes de la muerte expiatoria de Jesús nos da una imagen de la doble obra que haría en la cruz. Él no solo iba a morir por nuestros pecados sino también por nuestras enfermedades.

Una parte importante de la obra de redención es la sanidad de nuestros cuerpos.

En 1 Pedro 2:24, el apóstol reafirma la importancia de la sanidad de nuestros cuerpos en la obra de la redención: “Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis curados.”

En estos pasajes vemos la doble obra de la redención: El perdón de pecados y la sanidad de nuestros cuerpos. Ambas van de la mano; Dios colocó la salvación y la sanidad en un mismo paquete. En la cruz Jesús pagó el precio de nuestra salvación y sanidad. Ahora depende de nosotros recibirlas.

Otro asunto importante en cuanto a la redención se encuentra en Gálatas 3:13 donde dice: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero).”


Gálatas 3:13 (Biblia en Lenguaje Sencillo)

13 Pero Cristo prefirió recibir por nosotros la maldición que cae sobre el que no obedece la ley. De ese modo nos salvó. Porque la Biblia dice: "Dios maldecirá a cualquiera que muera en una cruz".


Gálatas 3:13 (Castillian)

13 Pero Cristo nos ha liberado de la maldición de la ley mosaica, cargando sobre sí mismo, al morir en la cruz, la maldición que a nosotros nos correspondía, porque dicen las Escrituras: "Maldito el que muere colgado en un madero".


Gálatas 3:13 (Palabra de Dios Para Todos)

13 Cristo pagó para librarnos de la maldición de la ley y aceptó estar bajo maldición en lugar de nosotros. La Escritura dice: "maldito todo aquel cuyo cuerpo es colgado en un árbol"


Hace años leí el libro Redimidos del Hermano Kenneth Hagin, el cual me dio mucha luz acerca del tema.

En Deuteronomio 28:15-68 nos habla acerca de la maldición de la ley. En este pasaje muestra que parte de la maldición de la ley era la muerte espiritual, la pobreza y la enfermedad. Incluso el divorcio y la pérdida de la familia son parte de esta maldición.

Leamos algunos versos para ver de que consta esta maldición:

“Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán. Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo. Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar. Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas. Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir. Y Jehová enviará contra ti la maldición, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que seas destruido, y perezcas pronto a causa de la maldad de tus obras por las cuales me habrás dejado. Jehová traerá sobre ti mortandad, hasta que te consuma de la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. Jehová te herirá de tisis, de fiebre, de inflamación y de ardor, con sequía, con calamidad repentina y con añublo; y te perseguirán hasta que perezcas. Y los cielos que están sobre tu cabeza serán de bronce, y la tierra que está debajo de ti, de hierro. Dará Jehová por lluvia a tu tierra polvo y ceniza; de los cielos descenderán sobre ti hasta que perezcas. Jehová te entregará derrotado delante de tus enemigos; por un camino saldrás contra ellos, y por siete caminos huirás delante de ellos; y serás vejado por todos los reinos de la tierra. Y tus cadáveres servirán de comida a toda ave del cielo y fiera de la tierra, y no habrá quien las espante. Jehová te herirá con la úlcera de Egipto, con tumores, con sarna, y con comezón de que no puedas ser curado. Jehová te herirá con locura, ceguera y turbación de espíritu; y palparás a mediodía como palpa el ciego en la oscuridad, y no serás prosperado en tus caminos; y no serás sino oprimido y robado todos los días, y no habrá quien te salve. Te desposarás con mujer, y otro varón dormirá con ella; edificarás casa, y no habitarás en ella; plantarás viña, y no la disfrutarás. Tu buey será matado delante de tus ojos, y tú no comerás de él; tu asno será arrebatado de delante de ti, y no te será devuelto; tus ovejas serán dadas a tus enemigos, y no tendrás quien te las rescate. Tus hijos y tus hijas serán entregados a otro pueblo, y tus ojos lo verán, y desfallecerán por ellos todo el día; y no habrá fuerza en tu mano. El fruto de tu tierra y de todo tu trabajo comerá pueblo que no conociste; y no serás sino oprimido y quebrantado todos los días. Y enloquecerás a causa de lo que verás con tus ojos. Te herirá Jehová con maligna pústula en las rodillas y en las piernas, desde la planta de tu pie hasta tu coronilla, sin que puedas ser curado” (vs. 15-35).

Y la lista de maldiciones continúa.

Esta lista es muy fuerte y terrible, y en la historia podemos ver que el pueblo de Israel sufrió estas calamidades por no cumplir con la ley.

Cristo para poder rescatarnos de estas cosas tuvo que hacerse maldición por nosotros, tuvo que tomar nuestro lugar.

Hemos visto que Él se hizo pecado y enfermedad por nosotros, el tomo nuestro lugar en la cruz.

En 2 Corintios 8:9 dice que Él se hizo pobre por nosotros: “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.”


2 Corintios 8:9 (Nueva Biblia de los Hispanos)

9 Porque conocen la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a ustedes se hizo pobre, para que por medio de Su pobreza ustedes llegaran a ser ricos.


2 Corintios 8:9 (Palabra de Dios Para Todos)

9 Ustedes conocen el generoso amor de nuestro Señor Jesucristo, quien siendo rico se hizo pobre por ustedes, para que por medio de su pobreza, ustedes se hicieran ricos.


¿Cuándo es que se hizo pobre por nosotros?

Durante su ministerio, Jesús no pasó por necesidades, nunca le faltó que comer, que vivir donde alojarse.

Viajó más de tres años con una comitiva de entre doce y setenta y dos personas a los cuales Él tuvo que suplirles todas sus necesidades.

Tenia un tesorero (Judas) que llevaba una bolsa con suficiente dinero para que cuando robase (como era su costumbre), nadie se diese cuenta.

En Lucas 8:1-3 dice que muchas mujeres importantes le servía con sus bienes: “Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él, y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes.”

Notemos la actitud y las palabras de Jesús cuando Maria de Betania derramó el perfume carísimo sobre Él: “Pero estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, y sentado a la mesa, vino una mujer con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho precio; y quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza. Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume? Porque podía haberse vendido por más de trescientos denarios, y haberse dado a los pobres. Y murmuraban contra ella. Pero Jesús dijo: Dejadla, ¿por qué la molestáis? Buena obra me ha hecho. Siempre tendréis a los pobres con vosotros, y cuando queráis les podréis hacer bien; pero a mí no siempre me tendréis.” (Marcos 14:3-7).

El valor de este perfume era de 300 denarios; un denario era el salario de un día de trabajo, entonces quitando domingos y feriados, 300 denarios era el salario de un año de trabajo; aquí en el Perú son unos 6000 soles, usando como salario mínimo mensual 500 soles.

Cuando Jesús vio que derramaban el perfume sobre Él, ni se inmuto, no le desagrado el asunto, dijo que era una buena obra. Si hubiera sido pobre la hubiera chocado ese desperdicio de dinero.

Además dijo: “A los pobres siempre los tendréis, más a mi no.” Jesús hizo una diferencia entre los pobres y Él. Jesús les dijo: “Yo no soy pobre, soy rico.”

Hay mucha más evidencia de las riquezas terrenales de Jesús, solo debemos escudriñar las escrituras quitándonos los anteojos religiosos que nos dicen que Jesús fue pobre.
Pero entonces, ¿cuándo se hizo pobre? En la cruz, a Jesús le quitaron todo, recuerden que los romanos antes de crucificarlo rifaron sus vestidos y dividieron su manto. Jesús no fue crucificado con el taparrabo con el que se ve en las películas sino completamente desnudo, murió sin tener nada.

En esa cruz fuimos redimidos de la pobreza.

Podemos concluir que la redención nos trajo bendiciones espirituales y materiales, fuimos redimidos del pecado y la muerte espiritual, de la pobreza y la enfermedad.

4 comentarios:

Gaby dijo...

Le escribo con cierto asombro, pues leo que el tema de los diezmos tiene muchísimos comentarios en otros blogs, y aquí no hay ningún comentario en su post de la doctrina de la Redención.
Parece ser que el tema del dinero toca más fibras sensibles que la propia Obra de Hesed en la Cruz.

Eso dicho de paso, pero lo que quería comentarle en esta ocasión, es que luego de haber leído y releído su interesante escrito acerca de la Redención por medio de Jesucristo (le animo a que lo amplíe en cuanto le sea posible)
no hallo un desarrollo de las preliminares de la obra redentora, y no sólo de las preliminares sino tampoco de las simultaneidades que la Redención llevó en sí misma.

¿Qué hariamos nosotros con una mera Redención sin una Justificación, sin una Sustitución, sin una Propiciación y sin una Expiación?
La cruz de Cristo contiene todo esto en un solo evento, o no es la Cruz de Cristo.
¿Estamos de acuerdo?

Todos estos conceptos históricamente judaicos de la reconciliación con Dios, si están expuestos en la predicación sin preliminares y sin simultaneidad, traen más preguntas que respuestas a las personas que oyen o leen.
¿No le parece?

Para los que creemos, la centralidad de la Cruz de Cristo nos ayuda a intercalar propiciación con expiación, con sustitución, con justificación y con redención.

Pero para los que no saben la razón fundamental de la cruz de Cristo, leen el tema de la redención como una mera obra sentimental de un "dios" poético.

Y mientras nosotros estamos más ocupados en clarificar asuntos periféricos -tales como el diezmo- la gente anda por ahí sin saber que quiere decir haber sido sustituida, propiciada, expiada, justificada y redimida.

Le dejo un saludo.
Gracias.

El Ciberpastor dijo...

Hermana Gaby
Muchas gracias por su comentario.
Voy a tomar tiempo para analizar sus sugerencias, en todo caso en mi página http://espiritudefe.com hablo un poco más del tema en los articulos de Cristologia.
He leido su blog y me parece muy interesante su forma de ver las cosas, incluso lo he recomendado en un foro en el que participo, aunque no estoy de acuerdo con algunas cosas, me gusta ver otros puntos de vista, para reafirmarme en lo que creo o cambiar mi punto de vista si fuese el caso.
Nuevamente gracias por su comentario

Que Dios le siga bendiciendo

El Ciberpastor

Gaby dijo...

Igualmente.
Si usted me permite, y si le parece adecuado, lo inluyo en la columnas de sitios cristianos que contruyo en mi blog.
tenga en cuenta que no todos allí pensamos de igual forma. Solamente estoy centrada en ampliar perspectivas incluyendo a gente que cree en jesús como Dios, como el Cristo, y no como un "cristo" o un "dios". Partiendo de esa centralidad en el Hijo de Dios, es que podemos dialogar luego con gente que desde otros puntos de vista publica y manifiesta su fe.
Allí hay "filósofos preguntones", cristianos noveles, creyentes experiemnetados, escritores, cuestionadores, etc. Y hasta incluyo gente católica, vea usted. A ver si puede ser posible un encuentro de palabras evitando las periferias y centrándonos en el Centro.
Aguardo su permiso y su respuesta.
Que Dios lo bendiga.

El Ciberpastor dijo...

Hermana Gaby
Me sentiria muy honrado de que me incluya en su blog.
Tambien le pediria permiso para citarla en los foros en que participo ya que sus artículos son bastante edificantes, y ayudan a pensa acerca de las cosas que creemos.
Por ejemplo me gusto mucho el artículo que colocó acerca de la psicología, que estoy seguro que ha causado bastante polémica entra las personas que creen en la sanidad interior.
Necesitamos oir otros puntos de vista para replantear nuestras creencias y ver cuales de las cosas que creemos son bíblicas y cuales tradición humana o modas que van apareciendo en el mundo cristiano.
Muchas gracias por su ofrecimiento y lo acepto

Que Dios le siga bendiciendo

El Ciberpastor